Cada vez queda menos

Hace aproximadamente 8 años, siendo aun una recién llegada a Vilagarcía de Arousa, tuve la suerte de toparme con una serie de personas que serian el gran descubrimiento de mi vida. Personas raras, extrañas, curiosas e interesantes todas ellas. Personas como Johnny, Alberto, Bruno, Alipio y un montonazo mas que definitivamente cambiaron el rumbo y la motivación de mi vida.

Para que os hagáis una idea sobre mi yo de por aquel entonces diré, que siempre fui una persona rara, extraña, curiosa e interesada por todo lo que se saliera de la norma, de la normalidad, o de lo erróneamente calificado como normal=correcto… Siempre sentí muchísima curiosidad por estilos de vida alternativos, ya sea a través de la imaginación, la ropa, el carácter y, sobre todo, la música. Mas o menos a los 12 años descubrí el mundo del rock y el metal y eso fue como si de repente el universo y mi vida cobraran cierto sentido. Creo que esto es algo que nos ha pasado a la mayoría de personas que amamos estos estilos de música, una música que mas que ayudarte a bailar y pasártelo bien sin mas se convierte en una fiel e inseparable compañera vital que te acompaña en los mejores y peores momentos.

Generalmente ser esa clase de persona tiene su parte negativa, y es que en esas edades, cuando eres una persona poco normativa, es muy fácil que tengas que aprender a vivir sola o con muy pocos amigos la mayor parte de tu infancia ya que solemos ser personas bastante incomprendidas, y personas que tienen muy claro que prefieren ser ellas mismas antes que adecuar su personalidad a las “necesidades sociales” pera poder encajar en grupos mayores. Yo desde luego siempre he sido fiel a mi misma y me siento orgullosa por ello.

Podéis imaginar entonces sabiendo esto, lo que significó conocer a este gran grupo de personas con las que compartía en gran medida una filosofía de vida no muy convencional. Por aquella época ademas tuve la muy mala suerte de topar con personas que no solo no aportaban nada positivo a mi vida si no todo lo contrario.

Estas personas me acogieron y compartieron sus vidas conmigo de una forma que me hizo volver a sentirme viva. Y lo que mas hizo que fuese así fue lo que nos dedicábamos a hacer las noches de fin de semana cuando todo el mundo estaba de fiesta por las odiosas discotecas llenas de reggaeton y electro latino. Nosotros nos dedicábamos a crear y disfrutar de lo creado! Nos reuníamos en una pequeña casita que Johnny tenia en un callejón donde tenia su monumental batería. Xurxo y Tony traían sus bajos… Alipio, Alberto, Josse y algunos mas sus guitarras… Y todos con nosotros mismos traíamos un poco de magia, alegría, risas y el mejor ambiente jamas fabricado… Que recuerdos… Supongo que para quienes la música no signifique nada este puede parecer el plan mas aburrido de la historia, pero para alguien como yo que apenas había tenido la posibilidad de relacionarse con la música en directo y con los instrumentos en primer plano… Aquella casa era la cueva de las maravillas.

Fueron unos años increíbles en los que disfrute como una enana, pero hubo un día que destaco por encima de los demás. El día en el que yo me senté a la batería por primera vez… Recuerdo la sensación que provocaba tener aquel pedazo de instrumento a mi alrededor como si de un abrazo se tratara, los escalofríos al coger las baquetas, y el calambre de placer que recorrió mi columna al pisar el pedal del bombo… Acababa de nacer una pasión.

Después de aquella experiencia tarde apenas un año en estar subida en mi primer escenario, con mi primer grupo, dando mi primer concierto. Hace ya seis años de aquel certamen de grupos. Seis años llenos de vaivenes en grupos, nuevos proyectos, conciertos increíbles y grandes momentos y amistades. Stultum, Maino, Hairspray Junkyes, Oscuro Reflejo, Lapsus Mentis, Our Last Odyssey y, por último y actualmente, Rock’Nazo.

Y por ellos es que estoy escribiendo esto. Hace aproximadamente dos años que Our Last Odyssey quedo indefinidamente aparcado, tras tocar en el pre-resurrection fest de 2015. Casi dos años que coincidieron de lleno con el comienzo de mi transicion. Dos años que he estado forzosamente alejada de los escenarios. Dos años que por suerte están a punto de llegar a su fin.

Rock’Nazo es en mi la definición de renacimiento. Es el proyecto en el que he volcado todas mis ganas y ansias de volver a reencontrarme con mi mayor pasión. Es la esperanza de volver a sentir esa primera vez en un escenario, enfrentándote a un montón de gente que esta deseando disfrutar contigo de uno de los mayores placeres de la vida. Pero, esta vez, lo haré siendo plenamente yo… Paris… Sin estar encerrada en una vida que he descubierto que siempre fue media vida. No se si toda la emoción que estoy conteniendo cabrá dentro de mi en el momento de sentarme mirando al publico, siendo abrazada por mi queridisima Raven, y sintiéndome, por fin, renacer…

(Que nadie se altere si al acabar empiezo a chorrear arcoiris por todos los orificios de mi cuerpo xD)

Asi que, sin mas, deseo haceros a todes partícipes de mi felicidad y emoción. Y sobre todo quiero dar gracias a todas las personas que formamos este proyecto por hacerlo posible y por contar conmigo para ello. Patty, Josse, Tony, Pablo, Cesar, muchisimas gracias…

CAÑA!!!! lml

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s