Relaciones laborales II

9 meses, Eso es lo que hace que salí del armario en mi trabajo. 9 meses en los que han pasado un millón de cosas y he vivido mil experiencias buenas y no tan buenas.

Ser una persona transexual ya es complicado de por si, pero en un ambiente donde la ignorancia sobre estos temas es absoluta, la experiencia puede resultar en algo terrible y aterrador. Puede que no haya sido así para otras personas, pero para mi esta resultando una experiencia dura y bastante incomoda, aunque podría ser bastante peor.

De todas formas y pese a todo, no lo estoy llevando mal. Creo que es mas que nada gracias a mi paciencia, mi sangre fría y mi capacidad para adaptarme y sobrevivir. Si no fuera por eso y por mi postura hacia como funcionan las cosas ahí dentro lo mas seguro es que algo saldría bastante mal, no solo por el trato o los compañeros, si no por el hecho de que para mi empleo, las personas transexuales no existen como tales. La transición es un concepto que no esta legislado ni regulado de ninguna forma, por lo que ahí dentro, eres tan solo lo que pone en tu DNI, con todo lo que ello conlleva, a menos claro que tengas una suerte increíble y tus jefes luchen por ti, pero no conozco ningún caso en el que haya pasado tal cosa.

Esta falta de regulación implica que mientras mi DNI diga que soy un hombre, estaré obligada a usar los vestuarios masculinos, y a regirme por las normas masculinas, por las cuales no puedo tener el pelo largo, con las inquietudes que ello provoca en una chica en plena transición que necesita todos los apoyos para que el miedo y la presión social no acaben desmoronándonos. En mi caso el pelo es algo que me daría una confianza en mi misma mucho mayor de la que mucha gente pueda imaginar, aunque podáis verme medianamente bien llevando el pelo corto, pero eso es mas que nada gracias a todo el apoyo de todos mis amigos recordándome cada día que me queda genial así, muchas gracias chiques, de verdad. Pero para alguien que carezca de todo ese apoyo… Bueno, puede resultar algo bastante complicado al no considerar que pueda lograr una cis-apariencia (por llamar de alguna forma a la apariencia que seria socialmente aceptada como la de una mujer cis) y puede desencadenar cientos de miedos e inseguridades que no pondrían nada fácil su transición…

Pero bueno, retomando el post anterior:

Aquel día, el día que mi karma me sacó del armario a empujones, mi whatsapp hervía de mensajes, pocos resultaban encantadores, la mayoría eran comentarios jocosos, otros incrédulos y una amplia colección de Carmen de Mairena y similares. Solo un valiente que me animo desde el principio se atrevió a mandar un mensaje de apoyo, alguien que desde que hicimos la instrucción juntes demostró ser un gran compañero.  Aun así podéis imaginaros como el terror campaba a sus anchas por mi interior… Llenando mi mente de futuras consecuencias de lo que estaba ocurriendo, y haciendo que mi imaginación me torturase con todo lo que estaba por venir viendo todo aquello. Falto muy poco para que me diera un ataque de ansiedad en ese momento…

¿Sabéis ese dicho de “a lo hecho pecho”? Pues eso, ya que había pasado me arme de valor y reconocí la cagada que acababa de ocurrir y reitere en lo dicho por el grupo de whatsapp, a lo cual siguieron mas risas y comentarios hirientes. Pero al menos ya estaba hecho, había logrado atravesar el mayor muro que tenia delante y no había vuelta atrás, así que era tontería pensar en ello, así que decidí seguir mi camino hacia la clínica y pensar en que por fin estaba dando los pasos hacia mi felicidad.

Por desgracia esa no fue la única decepción del día, la endocrina a la que fui demostró ser una persona bastante incompetente en esta materia, y una profesional bastante pobre al intentar hacerme creer que sabia todo lo necesario. No entrare en detalles, pero no solo no conseguí las hormonas ese día, si no que tarde unas cuantas semanas en conseguirlas dado que ella estaba empeñada en retrasarlo todo lo posible…

Así que nada, podéis imaginaros mi estado en ese momento, sin ánimos, sin premio y con un miedo creciente a ir a trabajar al día siguiente. ¿Podéis, por solo un momento, haceros una idea del torbellino de emociones que se movían por mi interior destrozándolo todo, llenándome de dudas y miedos, y convirtiendo esa noche en una de las mas largas de toda mi vida? ¿Que me iba a encontrar mañana al bajar del bus, al entrar en los vestuarios donde nos cambiamos todos juntos…? ¿Que iba a pasar en el momento en el que me vieran mis jefes? Puedo decir que a la mañana siguiente, el trayecto en bus, fue uno de los momentos mas terroríficos de toda mi vida. Mil cosas en mi interior me gritaban que no fuera, que no le plantara cara a todo eso, que me escondiera del mundo… Pero resulta que cuando tomas una decisión como esta, la de ser quien realmente eres, el mundo te pone a prueba para ver si realmente darías todo por ser libre, si realmente tienes el valor para ello, y si realmente tus actos hacen que merezcas esa libertad. Así que a día de hoy puedo aseguraros una cosa, las personas transexuales, a pesar de recibir todos los palos del mundo y todo el desprecio de esta sociedad, somos unas personas afortunadas. Lo somos porque decidimos que somos libres de ser quienes sentimos que somos, y no quienes se nos dice que debemos ser, lo somos porque hacemos crecer en nosotres una valentía que nos permite luchar contra el mundo y contra el sistema, imponiendo nuestra voluntad a sus normas sociales, lo somos porque tenemos la fuerza para lograr nuestras metas y hacernos sentir ganando terreno a cada paso. Lo somos. Somos personas afortunadas y libres. Mas de lo que la mayoría de la gente se permite a si misma.

Menudo discursito…

Pues eso, que yo y mi valentía nos bajamos del bus temblando como flanes pero con paso firme. La verdad es que no recuerdo muy muy bien todo lo que paso en esos momentos porque la emoción era súper intensa… Pero si que recuerdo que según iba encontrándome con la gente se notaba una cierta tensión en el ambiente, o al menos yo la notaba xD. Intente hacer como si nada, pero era obvio que eso no iba a funcionar. Por fortuna me lleve una sorpresa, con todo lo que se había dicho por whatsapp, esa mañana me encontré con unos compañeros que aunque si que lanzaron alguna bromita tímida, no me agobiaron ni me atosigaron demasiado. De hecho si no recuerdo mal en cierto modo hasta resultaron cercanos… Si, hubo comentarios, algunas risas y demás, pero no fueron desagradables, lo cual es muy de agradecer ya que en ese momento podían perfectamente haberme creado hasta un trauma si me hubiesen atacado emocionalmente. De hecho recuerdo que me hicieron sentir lo suficientemente bien como para reírme con algunos de los comentarios.

El momento de hablarlo con mis superiores fue también bastante natural. Si, es cierto que su asombro no tenia limites, al igual que su ignorancia sobre el tema, pero en ningún momento me faltaron al respeto ni me pusieron mas pegas que las que pudieran tener que ver con los puntos que trate antes. En definitiva, salio genial. Había salido del armario, y mis compañeros tuvieron el tacto suficiente como para que ello no fuera algo terrible. Desde luego no era lo que me esperaba.

A partir de ese momento y viendo como se sucedían las cosas se me plantearon opciones en mi cabeza. Al no tener ningún referente tenia que decidir como quería llevar mi transexualidad, con que carácter, y las dos posibilidades que se me ocurrieron eran convertirme en un tabú o enorgullecerme y asumir las consecuencias de ser visible. Ya hable hace tiempo de como es el ambiente de trabajo en el gremio del uniforme verde, solo repetiré que no es un ambiente común, y como resultado las relaciones que se crean entre compañeros tampoco son comunes. Los niveles de tensión pueden llegar a ser muy grandes, por lo que nuestras vías de escape suelen ser las cómicas, en el sentido de que si alguien esta gordo nos reiremos de ello, si alguien es excesivamente alto nos reiremos de ello, si alguien es extremadamente guapo también nos reiremos de ello, y si alguien es transexual, no hay por que no reírse de ello… Pero para todo esto hay que entender que mientras todos nos reímos de todos, todos nos reímos también de nosotros mismos. Por regla general lo que se hace con esto es crear un buen ambiente de trabajo, no suele ser en absoluto el dañar a esa persona. Aunque por supuesto no siempre es así, pero creedme cuando os digo que se nota la diferencia.

Sabiendo esto, entenderéis por que decidí no ser un tabú y no criminalizar a quien dijera mi nombre o se refiriera a mi de cualquier forma despectiva creando así un malestar general del cual yo seria la causa por considerar que mi condición esta por encima de todas las demás. Preferí el camino duro, el de normalizar algo que no es habitual. Decidí esto por mas razones que el no romper el ambiente, por ejemplo porque decidí que la transexualidad no es algo de lo que avergonzarse lo mas mínimo y de hecho es algo digno de llevarse por bandera, y decidí hacerlo también porque visibilizarlo es la forma de normalizarlo, y con ello curar cosas tan negativas como la ignorancia, y con ello gran parte de la transfobia. Considero que con ello aporto mi granito de arena a toda la comunidad trans.

Y si, con ello también asumí que seria el objeto de mofa y critica de mucha gente, pero eso es algo que dentro de mi horario laboral considero mas como un entrenamiento que otra cosa. Si escucharais las cosas que llego a oír de boca de mis compañeros seguramente os escandalizaríais, pero esos mismos compañeros me han dejado muy claro mas de una vez que puedo contar con ellos si alguien que no sea ellos me dice algo fuera de tono. Y si alguna vez se pasaron con algún comentario se lo hice ver y me pidieron disculpas. Y como decía antes, así como ellos se ríen con mi transexualidad a mi me encanta retorcer sus palabras hasta conseguir que les duelan xD. Con lo que en cierta medida logre lo que me propuse, sigo avanzando pasito a pasito, y cuento con el apoyo de la gran mayoría de mis compañeros. Y los que no me apoyan, porque obviamente hay quien no soporta lo que represento, no tienen apenas voz ni voto o influencia sobre mi ya que no puedes dañar con palabras a alguien que no va a escuchar tu ignorancia.

Y respecto al resto que hablan y critican desde la oscuridad del anonimato y en gran medida de la hipocresía, me niego a tenerles en cuenta ya que no voy a permitir que la sociedad me atormente, y mucho menos voy a permitir que me atormenten miradas de gente que no conozco y no sabe nada sobre mi. Y si por casualidad alguna de esas almas errantes acaba leyendo mi blog, y aun así sigue murmurando, a ver que opinas del resultado de 10 meses de pastillitas mágicas xD.

Y para todos los demás un beso enorme, muchísimas gracias por el apoyo que me estáis brindando, y muchas gracias por aguantar esta chorrada de blog xD!!

 

 

Anuncios

6 pensamientos en “Relaciones laborales II

  1. Jo, pero q valiente eres. Es como para estar orgullosísima de ti tú y todas las personas que tenemos la suerte de conocer a alguien como tú.
    Cada vez me impresiona más tu espíritu de superación y pienso que eres todo un ejemplo para personas de todo tipo q se sientan diferentes por el motivo q sea.
    Esta entrada también me ha hecho comprender lo importante que es la visibilización para que la sociedad asuma todo lo q es diferente a la norma q impone.
    Estoy aprendiendo mucho de ti, así que ya sabes, a seguir publicando, q encima escribes de maravilla!! Moitos bicos

    Le gusta a 1 persona

    • Aish, pero que cosas, si mi profesora de lengua os leyera iban a rodar cabezas xDDD. Me alegro muchísimo de servir de ayuda, de verdad, cada vez que alguien me dice algo así es como llenar el deposito de los ánimos y el ímpetu. Así que gracias a ti por dedicarle tiempo a mi mundo xD

      Me gusta

  2. Una vez mas te digo lo orgullosa que estoy de ti, pero tambien en cierta medida de mi, como madre. Asi como me he equivocado en muchas cosas creo que te supe educar de forma que puedas enfrentar todo esto con el espiritu con el que lo estas haciendo.
    No se si te acuerdas que una vez cuando eras pequeña un niño te llamo hijo de puta, venias muy enfadada y yo te pregunte si creias que yo era puta, entonces dijiste un rotundo noooo!. Entonces porque te molesta algo que no es? es como si alguien me llama gorda, siendo un fideo (ahora lo dirian con razon jajajaja). No deben preocuparte las palabras necias de gente necia.
    Se lo que tu quieras ser pase lo que pase y pese a quien le pese.
    Estas madurando como persona, aunque como Paris apenas estes empezando la adolescencia (odio las adolescencias de mis hijos). Y ademas estas abriendo un camino, para que otras personas como tu sepan por donde pisar porque falta mucha informacion y formacion sobre la transexualidad.
    Me siento orgullosa del camino que has tomado tu solita y de como lo estas gestionando.

    Le gusta a 1 persona

  3. Uff, con que sentimiento escribes y describes y cuentas todo lo que ese patinazo con el whatsapp significó para ti, ese momento en el autobús, casi me parecía sentirlo.
    Lo único que puedo decirte es que eres una mujer con dos pares de cojones, y mira que expresión mas mal avenida, pero así lo siento, eres valiente para parar un tren y aunque aún te quede tu tan deseado pelo largo y un ADN que te acredite quien de verdad eres, para todos nosotros siempre has sido desde el primer momento Paris y los que desde la oscuridad o menos oscuridad te critican, que lea vayan dando, que no merecen la pena el gastar tiempo ni energía en ellos..
    Un abrazo y mucho ánimos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s